jueves, 10 de febrero de 2011

Así empezó todo. Estudiantes 4 - Platense 3

El ciclo de Osvaldo Zubeldía arrancado en 1965, con el trabajo de Miguel Ignomirielo a cargo de las divisiones inferiores, que con el tiempo se formaría la recordada "Tercera que Mata", de la cual saldrían grandes glorias como Juan Ramón Verón, Carlos Pachamé, Eduardo Flores y Oscar Malbernat, entre otros. Esta base junto a jugadores traidos de afuera como Carlos Bilardo, Raúl Madero, Juan Echecopar, Ramón Aguirre Suárez y Alberto Poletti, empezarían a escribir la historia grande de nuestra institución.
Como toda historia tiene un comienzo, éste es el principio de la famosa época dorada de Estudiantes, el recordado 4 a 3 contra Platense en las semifinales del Metropolitano del 67, que daría el puntapié inicial para la obtención del Metropolitano, las Libertadores y la, tan preciada, Copa del Mundo ante el Manchester United.
Estudiantes había llegado a estas instancias tras clasificarse segundo en su grupo de la primera face. Este partido se jugó el 3 de agosto en el estadio de Boca Juniors. Estudiantes logró el triunfo tras ir en desventaja por 1-3. El equipo de Zubeldía tenía un jugador menos desde los 30 minutos del primer tiempo porque se había retirado lesionado el jugador Henry Barale (todavía el reglamento no permitía realizar cambios). Sin embargo, en el segundo tiempo y en sólo 16 minutos, convirtió tres goles, a través de Juan Ramón Verón, Carlos Bilardo y Raúl Madero, defendió el resultado con diez jugadores y se clasificó a la final del Torneo Metropolitano.

Les dejo las dos hojas que sacó la revista El Gráfico sobre dicho partido.



Los Goles



Los "calamares" habían realizado, de la mano de Angel Labruna, una notable campaña y llegaban a la cancha de Boca, escenario del trascendente cotejo ante Estudiantes.
Fue un 3 de agosto de 1967. Una fecha inolvidable porque fue el puntapié inicial de una "mística" albirroja que trascendió fronteras.
Aquel día los caminos Centenario y Belgrano se vieron copados por fanáticos albirrojos que llegaron a la Bombonera detrás de un sueño: llegar a la gran final.
El "zorro" Zubeldía planteó su estrategia y, a poco de comenzado el cotejo, Marcos Conigliaro abrió el camino para la gran fiesta con un soberbio golazo.
Sin embargo aquel Platense, con un fútbol lucido lo llevó a la igualdad a través de Lavezzi y la ventaja antes del final de la etapa, con gol de Bulla. Para el colmo de males, Estudiantes se quedaba desde los 26 minutos de esta etapa y hasta el final del partido con 10 hombres al lesionarse Barale (recordamos que en aquella época no se podían hacer cambios).
En la segnda mitad nada cambió en apariencia, ya que Platense arrancó para liquidar al Pincha y logró su tercer gol, otra vez, de la mano de Carlos Bulla.
Tres a uno y con un hombre menos, marcaban que cambiar el rumbo iba a ser muy difícil. Sin embargo...
Pachamé salvó sobre la linea la cuarta caída de su valla y tras cartón la "bruja" Verón estableció un nuevo descuento que le imprimía al partido un dramatismo tremendo.
Y fue allí donde apareció la garra pincharrata. A puro corazón, los muchachos de Zubeldía fueron sobre la valla calamar alcanzando la igualdad sobre los 14 minutos con gol de Carlos Bilardo.
Nacía otro partido, porque otra avivada del "narigón" dentro del área provocó la reacción del arquero Hurt quien intentó agredirlo (se dicen muchas cosas de lo que realmente pasó, lo cierto es que se molestó tanto, que no tuvo en cuenta que terminaría quitando a su equipo de la tan ansiada final).
El juez Angel Coerezza cobró correctamente penal, que transformó en gol Raúl Madero.
Desconcertado, Platense procuró llevárselo por delante pero la sangre albirroja y el orden del equipo le permitieron finalmente quedarse con la victoria y el pasaporte a la gran final.

Diario HOY

Los Goles



Reportaje al DT de Platense Amadeo Labruna, el capitán Leonardo Mansuetto, y Anibal Muggione antes de jugar la semifinal contra Estudiantes.



Entradas relacionadas:

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Twittear